29 junio, 2016

Pandereta's Land

Mon Dieu!
No digo nada, y creo que lo digo todo.
A buen entendedor pocas palabras bastan.

01 marzo, 2016

Un día raro raro raro...


... Y mira que hay cosas raras en el mundo!

El 29 de febrero es una fecha rarita y un poco "incómoda". Está ahí como en el limbo, alargando la agonía de febrero y demorando la llegada de marzo.
Un incordio.

Y como para hacer honor a su excepcionalidad hoy he vivido unas cuantas situaciones surrealistas que me han tenido al borde del ataque durante horas. Con tanta tensión acumulada he terminado el día agotada, exhausta y extenudada.
No está mal romper la rutina diaria y ver nuevas caras de vez en cuando. Pero hoy he llegado a preguntarme quién habrá hecho el casting de los extras de este capítulo de hoy en mi vida. De dónde ha salido toda esa gente, por qué han llegado hasta mí.
¿Será una señal?
¿De qué?
Otro misterio sin resolver.








31 enero, 2016

Pin pan pun!

No soy nada violenta, salvo por esos esporádicos arrebatos histéricos que me dan de vez en cuando (entonces sí, mejor que te pongas a salvo), pero es que últimamente a más de uno y de dos les daba yo matarile (eufemísticamente hablando, claro está).

Ya sé que la sangre no va a llegar al río, pero me desahogo yo así, entrenando mi puntería mentalmente y visualizando dónde les daría la patada que más doliera.

Y no digo más, que contenta me tienen.

Pues eso mismo.

02 enero, 2016

Propósitos de año nuevo


Pues ya ves, tengo la lista en blanco.

Nunca hago propósitos de año nuevo porque sé que puede que los cumpla y puede que no, y no me quiero frustrar a mí misma.

En cualquier caso, suficientes retos tengo en el día a día como para ir poniéndome mas obstáculos.

Felíz año 2016 y que consigas todo lo que te propongas!!

27 diciembre, 2015

Con la navidad a cuestas.


Cada uno lleva estas fechas como mejor puede, pero está claro que todos cargamos con ellas queramos o no.

Este año me están resultando agotadoras por cantidad de motivos que no voy a enumerar porque no me apetece aquí contar problemas.

¡Pero mira, si ya hemos pasado la mitad!! 
Es lo mejor que tienen estas fiestas, que son cortas, aunque entre el latazo que dan y que cada año parece que empiezan antes, se hacen eternas. 
Y es que si para cuatro días montamos esta parafernalia, no quiero ni pensar si fueran más largas!

Encima parece obligado desear felicidad a diestra y siniestra.
Y que conste que yo solo tengo buenos deseos para la gente que quiero, y qué demonios, para la gente en general. Todos nos merecemos ser felices, no solo en estas fiestas, pero tal vez especialmente en ellas.

Porque son duras. 

Son unas fiestas muy difíciles de llevar y además es prácticamente imposible escapar de ellas.

Así que yo te deseo mucha felicidad estos días, pero también  todos los días del resto de tu vida.
Que seas lo más feliz que puedas con los medios que tengas, que te rodees solo de gente que te quiera bien, que no pierdas nunca la ilusión, y que llenes tu vida de cosas bonitas y que te gusten.

Unos consejitos extra: 

* Deja de talar árboles porque entre los incendios y esta deforestación masiva vamos a terminar con las reservas de la biosfera.

* Sustituye las lucecitas tradicionales por leds, que gastan mucho menos y lucen superbien.

* Siéntate lo más lejos posible de ese cuñad@ tan pesad@ en las cenas y comidas de rigor. Hazte un favor y evita escuchar todas esas chorradas, que solo consiguen amargarte el día. 

* Otro día te enseño a doblar las servilletas de una forma muy bonita que yo me sé.

* Que te sea leve.

Bye Bye

29 noviembre, 2015

Salir del cascarón


"Salir del cascaron", ¡qué expresión tan bonita!

Y tan bien hecha.

¡Qué bien estábamos ahí dentro! Calentitos, protegidos, aislados del exterior, ajenos a todo lo que pasaba... Lástima que empezamos a crecer y crecer y crecer, y llega un momento en que no sabemos cómo colocar las piernas , ni la cabeza, ni los brazos dentro de ese cascarón que nos asfixia un poco, pero que sin embargo nos resistimos a abandonar por miedo. Y según crecemos, la cáscara que nos parecía tan fuerte, empieza a debilitarse hasta que un día sin más remedio, se acaba rompiendo y asomamos la cabeza tímidamente para ver lo que nos espera ahí afuera.

Yo salí del cascarón un poco tarde según con quién se me compare. Y reconozco que sigo echando un poquito de menos mi nido. Pero eso sí, cuando salí, salí con todas las consecuencias y con decisión. Le dí una patada al huevo (que de todas formas ya se me había roto por todas partes) y a recorrer mundo!. Luego no llegué muy lejos, pero tampoco me hizo falta.

Hoy en día la gente sale muy tarde del casacarón.
 Los pollitos salen ya con espolones y se pierden muchas cosas de la vida. Claro que casi siempre es por causas ajenas a su voluntad, pero el caso es que los huevos casi están podridos  y la cáscara más que romperse se desintegra.

25 noviembre, 2015

El futuro en tu mano


Cuando esta tecnología era el futuro...
¡Ya me gustaría a mí!

En la era de las televisiones extraplanas, extragrandes y extratodo yo aún conservo una reliquia que no lo es tanto si se mira bien. Porque tiene sus años: 8, para ser exacta. Esto antes era una fruslería porque los electrodomésticos te duraban décadas. En cambio hoy en día, y pese a ser de pantalla plana sin aquel enorme culo de las de antaño, es una auténtica antiguaya. 
Pero funciona perfectamente, salvo por el pequeño detalle de que no está adaptada para la señal digital. Es decir, tengo que acoplarle un decodificador para porderla utilizar.

Tras el famoso apagón compré uno de estos aparatos que reunía múltiples funciones: dvd, mp3, patatín y patatán. Que por un poco más podría haberme comprado una tele nueva directamente y me dejaba yo de líos. Pero como funcionaba, me negaba a deshacerme de ella. Una es así de sentimental. Y es que además odio tener que tirar cosas que todavía sirven.

En fín, aquel hermoso decodificador digital terrestre multifunción, acaba de pasar a mejor vida. Así, de repente, sin previo aviso y sin apenas uso. A lo mejor ha muerto de aburrimiento, puede ser. El caso es que no funciona y repararlo cuesta tanto como comprarme una tele modernita, baratita y pequeña.
Y ahora qué hago? porque mi tele viejita sigue funcionando la mar de bien. Y me da rabia tirarla para comprar otra que utilizaré media hora diaria y se estropeará enseguida. Otra vez.
Conclusión: estoy sin tele. Y tampoco es que sea de vital importancia pero lo mismo la echo de menos, lo mismo que antes la echaba de más.


20 noviembre, 2015

Mi Corazón de Rock and Roll



Es viernes otra vez!!! 
Se pasan las semanas sin enterarse una de nada. 
¿Qué te parece celebrarlo un poco???
Es que ultimamente hay tantas malas noticias, es todo tan triste, que aquí no quiero ni mencionarlo. Y además pienso que es muy importante saber desconectar.

¡Es viernes!!!, me apetece movimiento.
Voy a desempolvar algunos vinilos y a desmelenarme, porque quiero rebelarme contra todo este miedo que nos quieren meter.


Pero no, no, nooooooooo, no,no, no,no,no podéis romper mi 

corazón  de Rock and Roll!!


13 noviembre, 2015

Weekend de Lux


¡¡Por fin!! 

Llega el fin de semana tan ansiado. 
Estoy deseando ponerme de nuevo la escafandra para sumergirme en él y alejarme del mundanal ruido.

Tras una semana de ajetreo, subidas, bajadas, idas y venidas, al fín un poco de paz.
Este fin de semana espero quedarme completamente out, no voy a existir para nadie mas que para mí misma. No más comidas familiares, no más compromisos sociales que te roban tus horas de descanso.
El lunes si eso, te sigo contando.

Au revoire!

10 noviembre, 2015

Ya no hay hombres como los de antes (A.D.G.)


Aquellos machomanes de pelo en pecho, viriles, atléticos ¿a dónde se fueron?? ¿Se extinguieron? ¿Siguen agazapados en algún rincón, disimulando y esperando el momento de volver a la acción???


 Aquellos rudos especímenes de abultadas melenas, con sus poses tan varoniles... 
Tengo la seria sospecha de que estos "hipsters" barbudos y de abultados tupés que hay hoy en día son aquellos hombretones de ayer haciéndose pasar por modernos. 




Pero a mí no me la dan con queso, Tralarí tralará

Once de la ONCE


Ya he contado otras veces que no suelo jugar a ningún tipo de loterías (excepto la obligatoria de navidad) , pero de vez en cuando me da como un pálpito y pienso: "¿Y si me tocara el cupón????"

Todos los días paso ante un puesto de la ONCE, y paso de largo. Ni me fijo, porque no me interesan estos juegos. 
Pero hoy  he tenido un presentimiento y como mañana hay un sorteo "de los buenos", de los que a lo mejor te arreglan la vida, pues me he lanzado a comprar un cuponcito para tentar un poco a la suerte, porque de lo contrario está claro que no me tocará en la vida.

Bueno, si ves que no vuelvo por aquí a lo mejor es que estoy por ahí gastando alguno de mis milloncejos.