18 julio, 2006

La Virgen de la Cueva!!!


¡Qué manera de llover! Tras unos días de intenso y húmedo calor que ha provocado una atmósfera irrespirable y no ha dejado dormir a nadie, esta tarde por fín ha roto a llover. ¡Aleluya!
He visto a los niños saltar y gritar de alegría bajo la intensa lluvia de verano que tanto esperábamos, y ha sido bonito. En unos minutos todas las ventanas de los edificios que permanecían cerradas a cal y canto para preservar las viviendas del fuego del exterior se han abierto de para en par y se han llenado de vecinos asomados mirando al cielo sonrientes y extendiendo los brazos para recibir ese preciado bien que es el agua.
El agua; algo tan básico y a lo que tan acostumbrados hemos estado en el norte y que en los últimos tiempos tanto escasea. Recuerdo los días en que casi todas las tardes de verano acababan con esa ligerísima lluvia que aquí llamamos sirimiri, y en otros lugares orballu, calabobos..... que mantenía los montes y campos de un verde intenso, avivando también los aromas del heno , la hierba fresca recién cortada....convivíamos con ello y para nosotros era lo normal. Hoy en cambio se ha convertido en una rareza. ¡Cómo cambian las cosas!

Uy, la nostalgia acecha. Es la lluvia que me pone melancólica.

1 comentario:

__MARÍA__ dijo...

¡Qué bonita palabra: "Melancolía"!
Hacía tiempo que no podía visitar a mis favoritos, por eso te dejo este saludo con mucho afecto y con deseos de que este verano sea buenísimo para ti.
Con cariño María