10 noviembre, 2010

Que llueva, que llueva...


Chic@, menos mal que se vuelven a llevar las botas de goma!!. Se ve que los fabricantes de calzado están al loro y se han apiadado de l@s pobres consumidor@s. Por una vez no se empeñan en que las mujeres nos pongamos sandalias hasta en diciembre, aunque tengamos que ir con los dedos como boniatos. Bueno, si te digo la verdad a mi me da lo mismo porque voy por libre en esto de las modas. Yo creo mi propia tendencia y en días como este en el que caen chuzos en punta mi tendencia es a quedarme en casita con las pantuflas de borreguito (que más quisiera que poder hacerlo!!).
Al menos esta temporada las temibles Katiuskas vuelven con fuerza porque las puedes encontrar hasta en la zapatería del barrio. Digo temibles porque yo tengo un recuerdo aterrador de mi infancia, con aquellos calcetines gordíiiiisimos que me ponía mi madre, que se te quedaban los pies cocidos. Poder chapotear a gusto e ir saltando de charco en charco como las cabras tenía entonces su contrapartida.
Estas que se ven ahora son mucho más bonitas, más coloridas y alegres. Aunque también las he visto en plan "obras públicas". Otra tendencia.

A chapotear todo el mundo!!!

2 comentarios:

María dijo...

Calla, calla, que tengo yo unas con tacones, de 3 centímetros, pero tacones al fin y al cabo.
Me gustan las tuyas, sí.

Besos

Truely dijo...

Esas botas...no sé...digo yo, más bien me pregunto por no herir susceptibilidades...¿no son un poco grandes?.

Digo eh?

Sin más, vaya.

Saludos y hasta pronto, espero.