23 septiembre, 2012

Cincuenta truchas de Grey

Ahora me dirás que lo has leído y te ha encantado.

Los grandes bombazos editoriales a nivel mundial siempre me han escamado y casi siempre me han decepcionado. Parece que un libro tenga que ser bueno solo por haberse vendido como churros en USA, o Australia o donde sea. Y parece que si un@ lo lee y no le gusta sea un@ tont@ del higo.

Se podrían poner muchos ejemplos, pero hoy me voy a centrar en el último o penúltimo: Cincuenta sombras de Grey. Es una trilogía que está arrasando por donde pasa. Seguramente habrás visto a más de una y de dos personas leyéndolo en el autobús, en el parque, en la playa o en la cola de la panadería. Y casi seguramente  estas personas eran mujeres.

Ante tanta espectación y tantas recomendaciones de amigas y conocidas (tía, te lo tienes que leer, está superbien), decidí probar a ver de qué se trataba.

Gran decepción.

Básicamente es una novela erótica o así nos la quieren vender. Pero con un planteamiento y un tratamiento tan superficial como el de una teleserie norteamericana: grandes tópicos como el de la pobre chica virgen e inexperta con poca suerte en el amor, de la que casualmente se enamora un gran empresario multimillonario y superatractivo al que además le va el rollo sado.
Casi desde el principio sabes cómo va a terminar, claro que lo importante aquí no es la historia en sí, sino las escenas de sexo, como en toda novela erótica que se precie de serlo. Y es ahí donde para mi gusto también flojea: pienso que le falta pasión y profundidad y en cambio supura superficialidad por los cuatro costados empezando por la pobreza de lenguaje, los diálogos absurdos, y las descrpciones repeti repeti repetitivas. Por mucho sado  pseudo-heavy que le pongas. Sobra cantidad y falta calidad.



Sé que más de una se llevaría las manos a la cabeza si me leyera porque como he dicho para mucha gente que conozco esta trilogía es el no va más. Y por eso yo esperaba mucho más de todo. A lo mejor soy muy exigente.

¿Y porqué me he referido ahora solo a lectoras y no a lector@s??. Pues ese es otro tema  sobre el que tengo mis teorías y del que podría hablar largo y tendido unas pocas horas seguidas. Lo dejo para otro ratito, eh?


Resumiendo: Una alternativa a las novelas rosas subidas de tono de toda la vida, dirigida a mujeres más actuales que pasan de duques escoceses y Highlanders macizos, dicho sea con todos mis respetos hacia l@s lector@s de este género, que por cierto es uno de los más vendidos a la chita callando.

Yo me quedo con "El amante de Lady Chaterley", "Trópico de Cáncer", y los "Diarios de Anais Nin". Muy Retroluxes, no? .
Admito sugerencias.
.

2 comentarios:

María A. Marín dijo...

Siempre me han gustado las lecturas eróticas y cuanto más eróticas, mejor, así que yo he sido de las que "piqué" con las sombras de grey dichosas.
Con decirte que en los primeros capítulos me quede dormida con el libro entre las manos...
¡No me ha gustado nada!
Y para decirte más: no lo he terminado.
¡Que le den!

Mi recomendación es que te hagas con los títulos de la colección: "La sonrisa vertical" yo me los he bebido todos.

Besos

Lovely dijo...

Gracias por la recomendación, María.
Es una pena que esta colección esté descatalogada y que no hayan seguido adelante con ella. Intentaré localizar alguno de sus títulos.
Besos.