13 junio, 2013

De uñas y pezuñas

   
A la hora de completar un look hay ciertos detalles que no se nos deberían pasar nunca por alto.

Mas allá de  llevar la ropa planchada (y a ser posible limpia y sin lamparones), un cabello sano (la caspa es tu mayor enemiga), unos zapatos lustrosos y un maquillaje esmerado, nunca jamás hay que olvidar unas uñas bien cuidadas.
De un tiempo a esta parte y dada mi naturaleza observadora he notado que proliferan los locales dedicados única y exclusivamente a las uñas: de gel, de porcelana, manicuras francesas, ... por algo será, no?


Porque las uñas no solo son esas cositas que tenemos al final de los dedos, con las que nos rascamos cuando nos pica y nos las mordemos cuando estamos nervios@s. Las uñas son algo muchísimo más complejo que además dice mucho de nuestra personalidad. Llevarlas limpitas y recortaditas es muy importante para dar una imagen pulcra (nada de llevarlas "de luto").

Pero si lo que queremos es ir a la última e impactar, nada mejor que lanzarnos a decorarlas. Últimamente las uñas se llevan pintadas de múltiples formas, tantas como te permita tu imaginación y tu arte a la hora de combinar coloridos.
Y ahí es donde empieza lo peliagudo. ¡PELIGRO! Hay que saber ponerse unos límites si no queremos acabar hechas un cuadro (algunos estilismos dan auténtico repelús). Recuerda que eres tú quien lleva las uñas, no las uñas te llevan pegada a ti.

 
Antes de cometer semejante desastre es preferible recurrir a los clásicos y modositos estilos monocolor. Recuerda que casi siempre menos es más, y con las uñas pasa lo mismo.



 Yo reconozco que soy una clasicona  y me quedé en la paleta de colores de Margaret Astor, como los de este anuncio:




Pero creo que debería lanzarme  a decorar mis uñas y mis pezuñas.

Así que tendré que ir haciendo hueco en casa para guardar esos tropecientos botecitos de laca de infinitos colores, afinando ese pulso que dios me ha dado y lanzándome al emocionante mundo de la ilustración en miniatura. Sin duda todo un arte.



5 comentarios:

malatesta dijo...

Lunaria es de las de monocolor, aunque a veces se atreve añadirles unas pegatinitas que venden.
Por mi parte, dado mi género, me limito a llevarlas siempre bien cuidadas. Eso, y los zapatos lustrosos, son mi seña de identidad :)

Lunaria dijo...

Malatesta tiene toda la razón. Siempre voy a lo básico, pero su comentario no está completo. A veces no solo son pegatinas, sino que uso un kit de estampación que aunque es más trabajoso, da mejor resultado. No todas las pegatinas para uñas merecen la pena.
Como bien dices, hay uñas preciosas y decoradas con gusto y otras que son un horrror.
Por cierto, qué bueno el anuncio, jejejeje.

María A. Marín dijo...

¡Ay hija!
Con lo cool que yo quisiera ser y lo de las uñas...nada que no hay forma, en cuanto pasan un par de días de la tan trabajada manicura (monocolor, eso sí) me voy de cabeza al cajón a buscar el cortauñas.
¡Más quisiera yo que tener unas uñas en condiciones¡Cachis!

coqui.- dijo...

AME ESTA PUBLICACION!!!!! Como fanatica y colecionista de esmaltes! y Practicante no profesional (pero perseverante) concuerdo con cada una de las palabras de este post!
Una vez mas haces que te admire!
Simplemente ME ENCANTA!

Un Retro beso!

இலை Bohemia இலை dijo...

Reconozco que yo lo máximo que llevo es un brillito transparente o la manicura francesa, cuidadas pero sin ir más allá...

El anuncio es la caña y narrado por "Mel Gibson" jajajaja