30 diciembre, 2012

Oosouji (大掃除)

 

Las bragas rojas preparadas, las doce uvas (que no me como nunca) listas, las serpentinas y los petardos esperando ser lanzados por la ventana, el menú planeadísimo, y las lentejuelas de mi vestido deseando brillar como locas el 31 de diciembre.

Pues ya lo tengo todo listo, y ahora qué??

Mis conocimientos de la cultura nipona son bastante limitados, pero en alguna parte he leído que una de las muchas tracidiones japonesas relacionadas con el Año Nuevo es el Oosouji, que significa "gran limpieza". Así que pasan estos días frotando, barriendo y aspirando para recibir bien el año y tirar la mala suerte del anterior fuera de casa. Hala, que corra el aire!!!

 
Así que ni corta ni perezosa aquí estoy dándole al mocho, reorganizando y deshaciendome de todo lo que no quiero en mi vida . Con un poco de suerte matamos dos pájaros de un tiro (qué expresión tan desafotunada): expulsamos la mala suerte y dejamos la casa como los chorro, que buena falta le hacía, dicho sea de paso.

Y no sé si funcionará, pero por intentarlo que no quede.
Falta ya tan poco!!!!!!


¡Chao, chao viejo año!
te irás pra no tornar.
Fuiste bueno, fuiste majo,
Adios, Good bye, "o revuar"
 
¡Listas las uvas!
¡Presto el chmapán!
Que las doce campanadas
en sonar no tardarán.
 
¡Diez! ¡Once! ¡Doce! ¡Mambo!
Bravo! ¡viva! Tararí!
Dosmiltrece ha llegado
Ya está aquí!.
 
Cúbrete con un gorrito,
sopla, sopla en trompetín.
Busca, busca tu pareja...
procura hacerle tilín.
 
Qué será, será el treci??
No te preocupes así,
lanza al aire serpentinas,
burbujas y confettiiiii!!!



2 comentarios:

María A. Marín dijo...

Y hay una en La Habana que es tirar agua por el balcón...
Yo pongo el pie izquierdo en lo alto de mi silla, para empezar el año con el pie derecho...¡ala, ya tienes otra tontería de mi parte!

En mi blog te felicito.

Besos guapa

malatesta dijo...

¡Feliz 2013, Lovely!
¿Ves? esa sí que es una tradición práctica, la de los nipones. Nosotros hicimos también una limpieza general tipo zafarrancho de combate hace un par de semanas. Pero fue porque se nos coló un ratón, je, je.